Fin del período de transición del Brexit:

Estándar

Cuestiones fiscales a tener en cuenta

Cygnus Asesoría Integral de la Empresa | Gloria De Pablo

Según el acuerdo que finalmente adoptaron la Unión Europea y el Reino Unido con motivo de la salida de éste último, se estableció un periodo de transición que finaliza el próximo día 31 de diciembre de 2020, salvo que, durante los tres meses y medio que quedan para su salida definitiva se produzca alguna modificación normativa al respecto.

Durante este periodo de transición, el Reino Unido en materia fiscal sigue funcionando como cualquier otro Estado miembro de la UE, resultándole de aplicación la normativa comunitaria respecto a operaciones intracomunitarias, fundamentalmente a efectos de IVA.

Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2021, el Reino Unido habrá salido definitivamente del territorio común y habrá que considerarlo a nivel fiscal como un tercer país fuera de la Unión Europea.

Esto implica, entre otros cambios:

  • Que las ventas que se realice cualquier empresa o profesional del territorio común (incluido España) al Reino Unido, dejarán de considerarse entregas intracomunitarias para pasar a ser exportaciones.
  • El régimen de ventas a distancia para los países de la Unión Europea, dejará de ser de aplicación, por lo que no se repercutirá IVA alguno por las ventas a particulares que hagan las empresas españolas, puesto que los compradores británicos estarán efectuando una importación de bienes.
  • En cuanto a las compras de cualquier país de la Unión Europea procedentes del Reino Unido, pasarán a tratarse como importaciones, debiendo liquidar el IVA en las aduanas y, en su caso, los aranceles correspondientes.

No obstante lo anterior, y como consecuencia de la imprevista crisis económica que se ha desatado como consecuencia de la propagación y pandemia causada por el Covid-19, no es descartable que se alcance algún tipo de acuerdo entre ambos territorios que modifique lo previsto.

PRESTAMOS ¿A QUE PRECIO?

Estándar

dinero arrugadoHoy os quiero relatar un caso real que nos ha ocurrido recientemente en nuestra Asesoría. Es una muestra de la presión, chantaje, e incluso falta de respeto por el trabajo de los demás que ejercen algunos empleados de banca hacia sus Clientes para intentar vender sus productos y alcanzar así sus objetivos a toda costa. También es un ejemplo de una actuación no del todo «transparente» por parte de la entidad, tal y como veréis a continuación.

Hace un mes aproximadamente, se puso en contacto con nuestra asesoría un cliente que quería constituir una Sociedad de Responsabilidad Limitada. Cygnus Asesoría, como Punto de Atención al Emprendedor (PAE – http://portal.circe.es/es-ES/pait/Paginas/QueesunPAIT.aspx ) atendiendo al convenio firmado con el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, asesoró a su cliente sobre los aspectos legales y formales de dicha constitución y se puso manos a la obra para materializar la creación de la sociedad.

Por las características concretas de la actividad a la que se iba a dedicar la nueva Sociedad, se necesitaban un capital social superior a lo que es el mínimo para crear una SRL (3.000 € de capital mínimo inicial), en concreto, necesitaba que su capital inicial fuese 60.000 €, para lo cual el cliente necesitaba financiación bancaria. Se puso en contacto con una oficina del centro de Madrid de una de las entidades bancarias más importantes de este país.

No daré nombres ni de la entidad bancaria ni de la oficina en concreto en este relato, ya que no creo que, ni todas las entidades bancarias, ni todas las oficinas de cualquier entidad bancaria, actúen de la misma forma. En mi familia y amigos tengo empleados de banca y me consta que nunca actuarían así. Me reservo la información para denunciarlo ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España.

Cygnus Asesoría, utilizó el DUE (Documento Único Electrónico) para la creación telemática de la empresa, ya que era bastante importante que la sociedad estuviera constituida en el menor tiempo posible.

Para los que no estén familiarizados con el funcionamiento del DUE, aclarar que desde el portal CIRCE, que pertenece al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, los puntos PAE (Puntos de Asesoramiento al Emprendedor) pueden rellenar el DUE, tramitarlo y enviarlo telemáticamente. El sistema envía a todos los organismos públicos que intervienen en la constitución de una Sociedad (Agencia Tributaria, Seguridad Social, SEPE, Ayuntamientos, Registros…) toda la información para que se tramite al mismo tiempo y así ganar tiempo. El sistema también tramita la cita con el Notario para la firma de la escritura. Es más, una vez que se envía el DUE, es el notario el encargado de, una vez firmada la escritura, enviarla a Registros y a la Agencia Tributaria para terminar de formalizar la constitución de la sociedad.

Desde Cygnus Asesoría le preguntamos al cliente si tenía predilección por algún notario en concreto, ya que es derecho del cliente la libre elección de notario, y como no tenía ninguna preferencia, le sugerimos uno y el cliente aceptó.

Paralelamente, el cliente seguía con su negociación con el banco para la aportación de capital, que es otro trámite completamente distinto al de la constitución de la sociedad, y consiguió que le financiaran por esos 60.000 € que necesitaba como capital inicial. Para la constitución de la sociedad, nosotros necesitábamos única y exclusivamente que el día de la firma en el notario, se aportara un certificado del Banco como que se había aportado ese capital. Si para ello el cliente necesita firmar un préstamo hipotecario o de cualquier otro tipo en el notario, es otra operación distinta a la constitución, lo puede hacer antes o cuando quiera. Lo único importante es que el día de la constitución se justifique ante el notario, que se ha aportado ese capital, independientemente de donde proceda.

A falta de tres días para la firma de la Escritura de Constitución, cuando estaba el DUE enviado al notario y éste tenía todo preparado para la firma, recibimos un correo electrónico de la subdirectora de la oficina bancaria de nuestro cliente, solicitándonos que le enviáramos toda la información de la constitución de la Sociedad del cliente, porque iba a firmar con un notario por ellos elegido.

Nos quedamos perplejos, ya que no entendíamos que tenía que ver la constitución de la Sociedad con la operación que nuestro cliente iba a realizar con su banco. No entendíamos qué tipo de operación querían realizar ni porqué el banco quería personarse en la constitución.

Inmediatamente llamamos a nuestro cliente, el cual nos contó que le daban el préstamo con una serie de condiciones:

Ofrecer como garantía sus bienes personales. Esto es una práctica habitual, y cabe preguntarse entonces… ¿donde se queda la responsabilidad limitada de la nueva sociedad?

Contratar un seguro de vida con una de las sociedades de seguros de la entidad bancaria. El cliente ya tenía uno contratado con otra entidad y tuvo que contratar uno nuevo.

Contratar un seguro de salud privado, también con una de las sociedades aseguradoras pertenecientes a la entidad bancaria. El cliente ya tenía seguro de salud elegido libremente y tuvo que cambiar a este nuevo de manera forzosa.

Contratar un servicio de alarma para su vivienda, con una compañía con la que tiene un acuerdo comercial dicha entidad bancaria.

– La escritura de constitución y la de la hipoteca tenían que ser el mismo día y por supuesto con el notario impuesto por ellos.

Si alguna de estas condiciones no se cumplía, no le daban el préstamo para poder constituir la sociedad.

Como nuestro DUE ya estaba en manos de nuestro notario, no podíamos hacer nada. Así se lo hicimos saber a la subdirectora, a la que llamamos con nuestra mejor intención de solucionar el problema y para hacerle saber que no era necesario que se personara en la firma de la escritura de constitución, que bastaba con que emitiera un certificado de la aportación de capital. Nos respondió con muy mala educación, y no cedió en absoluto. Si no se hacía como ella decía, nuestro cliente tenía un problema.

En 20 años de profesión jamás había visto nada igual. No solo aprovechan la operación del préstamo para venderle al cliente todos los productos de los que disponen, sino que ningunean y menosprecian el trabajo de profesionales que han realizado la labor para la que fueron contratados de manera impecable (nuestro notario que ya tenía preparada la operación de constitución y el nuestro, que si anulábamos la operación teníamos que realizar de nuevo el DUE).

¿Por qué el banco quería personarse en el momento de la constitución? En los pasos que hay que realizar para crear una sociedad, no se incluye nunca la obligatoriedad de que se persone la entidad bancaria (http://www.infoautonomos.com/informacion-al-dia/tipos-de-sociedades/como-crear-una-sociedad-limitada/ ) como hicieron creer a nuestro cliente.

Y ¿por qué no querían hacer la operación con el notario que nosotros sugerimos y que el cliente aceptó?

A estas dos preguntas le encontramos una explicación cuando consultamos en la web el nombre del notario impuesto por la entidad bancaria. El notario en cuestión, ejercía en Mallorca en mayo de este año y está implicado en un caso de delitos de estafa y falsedad en dicha isla. Suponemos que se trasladó a Madrid y que solo lleva unos pocos meses en nuestra ciudad, huyendo de la mala prensa. No es, por lo tanto, un notario de confianza de la entidad bancaria, de los que llevan trabajando toda la vida. Parece poco tiempo para fidelizar clientes tan importantes como una oficina bancaria del centro de Madrid que le aporta gran parte de volumen de negocio.

Ni que decir tiene que anulamos la operación con nuestro notario y volvimos a realizar todos los trámites otra vez pensando única y exclusivamente en favorecer a nuestro cliente, que es nuestra única prioridad. Pero no por ello dejamos de sentir impotencia ante una situación que probablemente se repita más de una vez en cualquier lugar de este país.

Como veis en el relato de los hechos, la oficina bancaria utiliza la política del miedo, la manipulación, la mentira y el chantaje para venderle al cliente, no solo el producto que él libremente ha solicitado, sino todos los productos de los que disponía, imponiéndoselos, sin libertad para elegir ni siquiera con quién contrata esos productos. Esto no es una excepción, lamentablemente así actúan algunos de nuestros bancos, anteponiendo su interés comercial al más elemental comportamiento ético en favor de sus Clientes, quienes -no hay que olvidarlo- les dan de comer.

Por no hablar de daño colateral que perpetran a terceros sin comerlo ni beberlo, porque tampoco es justo ni ético que se menosprecie el trabajo de otros profesionales cualificados sólo por.. ¿un interés económico? ¿que sacaba la entidad financiera por enviarle las dos operaciones a la vez a su notario? ¿una palmadita en la espalda? ¿una comisión?..

No lo sé, que cada uno saque sus propias conclusiones.

LOS NUEVOS CONTRATOS PARA LA FORMACIÓN Y EL APRENDIZAJE

Estándar

contrato formacion 2A finales de 2012 se publicó el Real Decreto 1529/2012 de 8 de noviembre en el que se desarrolla el contrato para la formación y el aprendizaje. Este contrato ya existía anteriormente, lo que hace esta nueva ley es modificar alguno de sus artículos mejorándolos para, de esta manera, ampliar el número de contratos celebrados bajo esta modalidad y así facilitar la contratación en la grave crisis económica que vivimos.

Ya sabemos que el contrato para la formación y el aprendizaje tiene por objeto la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

Pero no todos los trabajadores podían celebrar un contrato de estas características. Con la nueva legislación se amplía el número de trabajadores que pueden celebrar un contrato para la formación y el aprendizaje.

Vamos a comentar alguna de las modificaciones más importantes de esta nueva ley:

1.- Edad de los trabajadores:

Hasta el momento no podía celebrar un contrato de este tipo un trabajador mayor de 21 años. Con la nueva legislación se amplía el tope máximo de edad a los 25 años. e incluso hasta los 30 años mientras la tasa de desempleo no esté por debajo del 15%.

2.- Duración máxima del contrato:

Pasa a tener una duración máxima de 3 años, frente a los 2 años que tenía antes de esta reforma.

3.- Tiempo dedicado a la formación:

Como el objeto de este tipo de contrato es la alternancia de trabajo efectivo con formación, se establecía un tiempo de trabajo real como máximo del 75% de la jornada laboral y por lo que se dejaba para la acción formativa un mínimo del 25% de esa jornada.

Con la nueva reforma, ese tiempo dedicado a la formación se puede reducir, ya que se amplía el porcentaje de tiempo máximo de la jornada laboral dedicado al trabajo efectivo. En concreto con la nueva redacción de la ley los tiempos quedarían de la siguiente manera:

AÑO DE CONTRATO

% MÁXIMO DE JORNADA DE TRABAJO DEDICADO A TRABAJO EFECTIVO

% MINIMO DE JORNADA DE TRABAJO DEDICADO A ACCIONES FORMATIVAS

TOTAL JORNADA DE TRABAJO

Primer año

75%

25%

100%

Segundo año

85%

15%

100%

Tercer año

85%

15%

100%

4.- Entidades que pueden impartir la formación teórica:

A partir de esta reforma, ya no es necesario que la formación teórica del trabajador se lleve a cabo en un centro formativo. Esta formación teórica se podrá impartir en la propia empresa,  si dispone de las instalaciones adecuadas y cuenta con personal cualificado para ello.

5.- Número máximo de contratos para la formación:

A partir de la entrada en vigor de la nueva legislación ya no hay límite en cuanto al número de contratos de este tipo que una empresa pueda celebrar, a diferencia de lo que ocurría con la ley anterior que si existía un límite. La empresa podrá realizar todos los contratos que considere oportuno de este tipo como si de cualquier otro tipo de contrato se tratara.

Tampoco existe límite en cuanto al número de tutelados que pueden tener un mismo tutor, siempre y cuando pueda razonablemente desarrollar esa labor de tutela.

6.- Nuevo papel de las Empresas de Trabajo Temporal:

Las ETT han pasado a tener un papel mucho más importante en la realización de este tipo de contratos, ya que a partir de la entrada en vigor de este Real Decreto estas empresas ya pueden poner a disposición de los empresarios, trabajadores con contratos para la formación y el aprendizaje.

Además, si una ETT pone a disposición de una empresa un trabajador con un contrato para la formación, la propia ETT tiene la obligación de cumplir con el deber de la formación para ese trabajador, mientras que la empresa usuaria solo tendría la obligación de tutelar.

Como puede observarse, estás modificaciones van encaminadas a que haya muchos más trabajadores que cumplan las condiciones para poder ser contratados bajo esta modalidad de contrato. Esto unido a los incentivos económicos que tiene esta forma contractual, tanto para las empresas, que ven reducida su cuota a la Seguridad en el 100% si la empresa tiene una plantilla de menos de  250 trabajadores y en el  75% si son más de 250, como para los trabajadores, que también reducen su aportación  a la Seguridad Social en el 100% y además reciben el mismo nivel de protección en todos los conceptos que cualquier otro tipo de  contrato, nos hace pensar que podría haber alguna esperanza para la recuperación económica.

En realidad esto no es más que una minúscula parte de todo lo que queda por hacer.